Numerosos estudios neurocientíficos sostienen que la emoción es el motor del aprendizaje.

La neurociencia y el aprendizaje

Francisco Mora es doctor en Neurociencia y en Medicina, catedrático de Fisiología, referente en Neuroeducación y autor de, entre otros libros, ‘Neuroeducación: solo se puede aprender aquello que se ama’. Como divulgador, transmite las claves que aporta la Neurociencia para la mejora del proceso de enseñanza- aprendizaje.

Desde esta perspectiva, explica que, desde su origen, el sistema emocional es el mecanismo que nos permite aprender. El sistema emocional o límbico surgió hace 450 millones de años con la función de asegurar la supervivencia, ya que es el resorte inconsciente que nos empuja a responder ante los estímulos del mundo. De él dependen nuestras reacciones: huir ante el miedo, luchar ante una amenaza, etc.

Estos aprendizajes ancestrales tienen la impronta de la emoción. Y, actualmente, el mecanismo cerebral para el aprendizaje, continúa funcionando de la misma manera. Sin la emoción, no hay procesos mentales, ni toma de decisiones acertadas, no hay anclaje de la memoria.

Recibimos la información del mundo que nos rodea a través de las áreas sensoriales luego, el sistema límbico le imprime un significado emocional que nos permite interpretar el mundo y que impregnará las ideas, el pensamiento.

Así, lo cognitivo es posterior a lo emocional. De esta manera, el proceso de aprendizaje no puede ser entendido sin el aspecto emocional, sin reconocer que es la emoción lo que suscita el aprendizaje.

Emoción por aprender

Emoción por aprender

La emoción es el sustrato que hace que el cerebro funcione. Por ello, es tan importante incluir en el aprendizaje la estimulación de las emociones, provocar ese motor emocional que hará que el conocimiento quede anclado.

La curiosidad, por ejemplo, promueve la reactividad emocional, provocando la atención y la motivación, invitando a la acción. De esta manera, los alumnos se implican y son protagonistas de su aprendizaje.

Colegio Estudiantes, siempre buscando la mejora en los aprendizajes, hace suyas estas premisas que están presentes en su lema: ‘Emoción por aprender’.

Conferencia de Francisco Mora: